El triatlón más duro “La montaña venció a todos”

Hay triatlones y triatlones… más o menos duros y con más o menos encanto.

bola del mundo

Este pasado sábado participé por segunda vez en el Triatlón Largo de Bola del Mundo. Su formato describe mi personalidad:

Naturaleza – Dureza – Resistencia – Capacidad de sufrimiento

Este es el triatlón en el que vencí este sábado, y en el que la montaña venció a todos.

Tras una bici especialmente dura con dos puertos y las duras rampas de la Bola del Mundo, nos esperaban los 21km de trail por Cuerda Larga a más de 2.200m de altitud.

El clima no era seguro, y conocedora de esta zona, yo ya iba observando cómo se metía la niebla arriba cuando coronaba Cotos en bici y se ven las antenas de lejos.

En las rampas de Bola del Mundo brillaba aún el sol, pero cuando llevaba apenas 2km de carrera a pie por Cuerda Larga, la niebla era densa y no se veían las cintas de la organización, y orientarse no era fácil. Intentaba adivinar el camino, y cada vez que veía esas cintas de rayas rojas y blancas, sentía alivio.

Empezaba a bajar la temperatura y movía los dedos de las manos porque se quedaban rígidos, aunque aun no había sensación de frío. En boxes había dejado chubasquero y ropa de invierno, engañada por el sol que allí había, y los empezaba a echar en falta. Pero yo seguía corriendo, o más bien andando y trepando por las piedras.

Pero al llegar al kilometro 5 la organización nos para y suspenden la prueba por nuestra seguridad.

Era muy peligroso proseguir. Me aseguro de que efectivamente está suspendida, y retrocedo sobre mis pasos. Con apenas 4 horas y media, queda suspendido mi triatlón.

El tiempo comienza a empeorar por segundos. Sigo corriendo para llegar cuanto antes a la zona de meta, y empieza un fuerte viento y granizo.

Me cruzo con la que iba segunda chica y la digo que se de la vuelta, que la han suspendido, y al poco vamos juntándonos numerosos triatletas avisados de la interrupción de la prueba.

El tiempo sigue empeorando y sin parar, nos abrimos unos a otros las mochilas para compartir chubasqueros y mantas térmicas. Miro delante y solo veo niebla salpicada del dorado de las mantas.

Y pienso, en qué caprichosa es la montaña y el respeto que le debemos.

Tras 5 km de vuelta que se hacen largos, llego a la zona de meta, fría, mojada y rígida, y empiezo a escuchar sirenas de ambulancias.

Intento quitarme el chip, pero mis manos no articulan el tirar de un simple velcro. Sin poder mover los dedos, me desnudan para cambiarme de ropa y poco a poco entro en calor.

Doy las gracias a los organizadores por tan maravillosa prueba, y por haber decidido por nuestro bien, no dejarnos llegar más allá.

Hasta el año que viene Bola del Mundo.

 

Ruth Gomez Álvarezbola del mundo

Licenciada Ciencias Actividad Física y Deporte

Entrenadora Superior de Triatlón , Entrenadora Superior de Triatlón Larga Distancia y Entrenadora Superior de Natación 

 

Si quieres leer más acerca de Ruth Gómez puedes hacerlo aquí:

http://sherides.es/blog-de-ciclismo-femenino/triatlon-femenino/

Comparte por favorShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

992total visits,1visits today

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies propias y ajenas. +Info | Acepto