Ironman: Todas las sensaciones “la semana 0 y el día X”

EL IRONMAN

Supongo que aquellos que habéis preparado un Ironman alguna vez, sabéis de lo que hablo.
Si te remontas meses atrás, todo va dando vueltas alrededor de ese futuro dia… Llámese Roth, Lanzarote, Regensburg, Calella, Galicia, VITORIA, llevamos meses hablando y entrenando para y por ello. En el mes de septiembre parecía lejano… pretemporada… aún está lejos.

Y poco a poco va avanzando el tiempo… pasan unos meses y los entrenamientos se empiezan a diferenciar de los del resto de tus compañeros de club… y  empiezan a surgir las preguntas:

Ruth: las semanas más duras cuando son? 
Ruth: cuanto es lo máximo que vamos a hacer de carrera a pie? Y de bici?
¿Cuantas horas semanales?

Seguro que los que habéis preparado un Ironman os habéis hecho estas preguntas.
Y así transcurren los meses… Y pasa el invierno, las lluvias, el frio, y llega el rodillo y el correr de noche.

Y llegan las semanas criticas: -5, -4, -3, -2… Uffff, FATIGA sobre FATIGA.

Y yo os cuento que estáis en lo  peor  AHORA HAY QUE AGUANTAR

Y llegáis de nadar por la noche con cara de cansaditos…  Vamos hablando del materialde la comida, de la bebida, de cómo llevar todo...

  • Entrenamientos con toda la artilleria puesta para testear.
  • Charlas despues de entrenar resolviendo dudas y dando confianza.
  • Preguntas y respuestas.

LA SEMANA 0: Unos viven con nervios, otros con dudas por la propia ilusión de hacerlo bien, y otros con aparente tranquilidad. Y empieza la gente a desplazarse al lugar X, y empieza la feria, fotos, dorsal… POSTUREO.

Cuidado chicos!: comed y descansad. Guardad todos los cartuchos, que el domingo harán falta.

Dia X-1: Todos en boxes. Logística de buses, bolsas… y a descansar.
Dia X: MADRUGÓN. Irremediable pensamiento a las 4 de la madrugada-> Que hago yo aqui? ufff, es de noche, tengo miedo, tengo ganas, ufff!!! madre mia!!! arriba, desayuno y bus a boxes.
Son las 6 de la madrugada y  ya estáis todos por boxes, ahora toca hinchar ruedas, poner los bidones, la comida, y revisar todo. Neopreno, gafas. Los animadores pululan alrededor queriendo estar cerca y vosotros estáis a lo vuestro, pero recibiendo todo el cariño que se os da ese momento.

Linea en la orilla. Donde me coloco? ufff, elijo si es que puedo. Y sin darme cuenta, y viendo de refilón a familiares y amigos que me dan el último ánimo, suena la bocina.

EMPEZÓ lo que llevo deseando hace meses. Mi IRONMAN!!! 

A NADAR. Y en esa hora aproximada cada cual tendrá sus pensamientos, habrá quien piense en la propia carrera, en cómo va nadando, en dónde esta la boya, en qué ritmo llevo, en mis sensaciones…
Y llega el momento de ponerse de pie, de recorrer esa alfombra y cojer la bolsa que con tanto esmero dejaste ayer y hacer la transición.
EN BICI. Por delante 180km sin parar de dar pedales y a cuidar que todo vaya bien. Bebo, como, miro la velocidad media, el tiempo… hago cálculos, y percibo el calor y el viento que se levanta.

Veo a mi gente animando: y qué subidón. ¿Donde volverán a estar? ese paso de un segundo viéndoles, te da la vida y te ocupa la cabeza un rato…

A CORRER. Seguro que allí hay familia y amigos! empiezan los primeros kilómetros. Siempre faciles y con buenas sensaciones. “Cuidado chicos, echad el freno en los primeros… que es fácil dejarse llevar”. Y pasa una vuelta, y dos… y empieza el verdadero Ironman, la cara cambia, aparecen las muestras de sufrimiento y aparece el dolor.
Y AHORA ES CUANDO TOCA SUFRIR. Luchar cuando parece que en ese momento no podrías dar otra zancada, y aún quedan más de 15 km. y sabes que lo harás.
Y consigues acabar la tercera vuelta. Unos con más dificultad que otros. Algunos caminan ya. Otros corren con 20 seg o más por km más lento que al principio… pero siguen!
Cuarta vuelta: psicológicamente ha pasado lo peor. Es la última.
Hay que darlo todo, vayas como vayas. Ya puedes empezar a hacer cálculos reales de tu tiempo.

  • Si vas bien, ya puedes apretar más, y llegar a meta a tope.
  • Si vas mal, aguantas… y comes cada km…

Y llega el momento en el que dejas atrás esos tramos en los que no hay nadie… y empieza a haber alboroto porque estás entrando en el centro de la ciudad y te quedan tan solo 2 km que se hacen solos.

Y sacas fuerzas de donde no las hay, y corres sin darte cuenta.

CRUZA LA META, todo ha merecido la pena, ES TU MOMENTO

 

Seguimos… queda toda una vida para seguir haciendo lo que nos gusta.

Disfruta de cada momento, según te venga la vida, pero no dejes de ser feliz nunca.

 

nadar para triatlon

Ruth Gomez Álvarez

Licenciada Ciencias Actividad Física y Deporte

Entrenadora Superior de Triatlón , Entrenadora Superior de Triatlón Larga Distancia y Entrenadora Superior de Natación 

Comparte por favorShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

7372total visits,2visits today

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies propias y ajenas. +Info | Acepto